Blog
Comida romana: 7 razones por las cuales debes visitar Bucarest

10

Dec

Comida romana: 7 razones por las cuales debes visitar Bucarest


Cuando les dije a mis amigos que iba a ir a Bucarest, Rumania por una semana, ellos me vieron confundidos y preguntaron: “¿por qué?” Nadie sabe nada sobre Rumania, y era es la mejor parte. Si estás buscando un lugar para tu siguiente aventura, yo recomendaría explorar Bucarest. Le dicen la Paris del Este por una razón, y sentirás como si estuvieses descubriendo un tesoro a una fracción del costo de París.

1. La arquitectura

Bucarest es conocida como la París del Este, y después de visitarla por una semana, yo puedo entender por qué. El adjetivo que viene a la mente para describir a Bucarest es humilde. El trayecto del aeropuerto a la ciudad pasa a través de las áreas industriales que no son muy impresionantes, pero una vez en la ciudad, se puede convertir fácilmente en caminos sosos que te enamorarán por arquitectura gótica francesa junto con edificios romanos que tienen influencias oriental-otomanas. Todo esto combinado con edificios modernos que están surgiendo.

2. La gastronomía

La gastronomía es impresionante. A veces sentía que estaba en Portland, Oregon, o en Chelsea, Nueva York. Especialmente me gustaron los restaurantes locales con menús en pizarras de tiza, para que sepas que la comida es casera y que se utilizan ingredientes locales. 

Rollos de repollo, polenta y donas de papanasi con crema y jalea en Hanu Berarilor Bucharest

Algunos de los mejores platos tradicionales en Rumania incluyen vegetales en zacusca, rollos de repollo, salchichas, polenta y las deliciosas ciorbas, ¡es decir, sopas! 

Esta ciorba con la masa cocida arriba es de un restaurante en Transilvania, a unas calles del Castillo de Drácula. ¡Fue la sopa más increíble que he probado jamás!

Un día explorando Bucarest, mi amiga y yo vimos un palacio impresionante con un portón abierto y un cartel colgando, así que entramos. Cuando llegamos al final del camino empedrado, descubrimos una hermosa terraza con reposeras y música agradable. Esto nos ocurrió más de una vez en Bucarest. Hay terrazas hermosas en todos lados con grandes vasos de limonada fresca, café o cocteles como el spritz de Aperol.

Haz clic aquí para echarle un vistazo a una receta para preparar polenta al parmesano.

3. Las hermosas personas

Las personas son hermosas tanto por dentro como por fuera. Para ser una ciudad capital, las personas fueron muy amables. Algunas veces mi amiga y yo teníamos rostros perdidos y confundidos en el subterráneo o en las calles de Bucarest, y las personas se nos acercaban y ofrecían ayuda en inglés. A mí especialmente me encantaba ver a los jóvenes caminando por la calle con un libro en sus manos en vez de un teléfono celular. Mientras las personas caminaban de noche por Lipstan, yo vi algunas de las mujeres más hermosas y hombres más apuestos. Los hombres tienen esa vibra de cabello oscuro y ojos claros. Ellos tenían este aspecto que me recordaba a Keanu Reeves, así que no estaban nada mal. 

4. La vida nocturna 

Nosotros salimos a Lipstan en un sábado por la noche y yo recomendaría ir para allá. Solo elige un bar, y si no te gusta, camina hacia otro. Hay tantos en esa área de la ciudad que seguro vas a encontrar un ambiente que te guste. Mi amiga Andrea y yo habíamos dicho al comienzo de la noche: “Saldremos a beber, y si no nos gusta la salida, podemos volver a casa temprano”. Nosotras llegamos a casa temprano, pero en realidad fue a tempranas horas de la mañana. Todos parecían disfrutar pasando el rato socializando. En un punto, nosotras estábamos bebiendo una copa de vino afuera de un bar, cuando conocimos a otras personas de Perú, EE.UU., Canadá, Francia y Rumania. Hubo buenas conversaciones y bailamos.

5. El sistema subterráneo

Transitar por Bucarest fue fácil y económico. El sistema del subterráneo fue muy sencillo de entender y caminar por Bucarest fue asombroso. Estaba limpio, y si te perdías, las personas te ayudaban. Yo realmente estaba impresionada de encontrar personas tan buenas en una gran ciudad. Yo inclusive quedé más impresionada por encontrar máquinas vendedoras vendiendo libros. Después de todos mis viajes, es primera vez que veo algo así.

6. Los parques

El Parque Herastrau

Este enorme parque con un enorme lago estaba lleno de eventos culturales un sábado por la tarde, adentro y fuera del agua, y puedes encontrar bares con vista al lago donde puedes disfrutar de una cerveza fría y buena música. El boulevard principal que da hacia el parque está rodeado de casas hermosas. El distinguido Boulevard Unirii, lleno de fuentes, lleva al gran Palacio del Parlamento. Inclusive tienen su propio Arco del Triunfo como el de París.

Parque acuático temático y spa

¡No te pierdas de un día en Therme! Este spa de baños termales y parque acuático tiene toboganes, saunas y salas de vapor, varias piscinas techadas y al aire libre con bares y muchas sillas reclinables donde puedes relajarte y disfrutar. Es un lujo económico para alguien viajando a Bucarest. A más o menos 10 minutos de la ciudad, ¡tú puedes llegar allí con el autobús gratuito del therme! Ve para allá para disfrutar y celebrar en la piscina con tus amigos o de un día de spa para desintoxicar la mente y el cuerpo.

7. El valor 

Tú puedes visitar Bucarest por una fracción de lo que te cuesta ir a París. Aunque ellos siguen usando el leu romano, tú puedes visitar Rumania sin mucho dinero. Un viaje en taxi de 30 minutos del aeropuerto al área de la Piata Unirii, cuesta 32 ron, más o menos $9.50 USD. Una cena de tres platos sin vino cuesta más o menos $20 (alrededor de 15 euros) por persona.

Ve a Romania ahora antes de que explote como la destinación de viaje más popular y los precios se disparen.

¡Yo la pasé excelente gracias a mi asombrosa guía turística, amiga y antigua profesora escolar de inglés, Andrea! Tú puedes echarle un vistazo a todas sus aventuras viajeras en Instagram @carmantravel