Doble sabor, mitad del esfuerzo